Cualquier cerradura cuenta con diferentes partes que componen su mecanismo. Si bien es cierto que existe cierto desconocimiento sobre cómo se llaman esas partes o para qué sirven. Es habitual que cuando nos surge una incidencia y necesitamos explicarle alguna cuestión, relacionada con esas partes, a un cerrajero profesional no sabemos cómo hacerlo. Como cerrajero en San Cristóbal de la Laguna desglosamos algunos conceptos básicos sobre las cerraduras y sus componentes.

Podemos decir que la cerradura es el mecanismo al completo, mediante la cerradura accionamos el sistema de cerramiento. Generalmente, las cerraduras se colocan embutidas en la puerta. El resbalón es una pieza triangular que permite que la puerta se cierre, simplemente con empujarla. En ocasiones las cerraduras cuentan con anclajes laterales, estos reciben el nombre de bulones o petacas.

Una confusión típica es confundir la cerradura con la pieza que confiere a la misma un carácter único. Nos referimos a la pieza que hace posible que esa puerta sólo se abra con nuestra llave, esta pieza es lo que se conoce como bombillo. Una vez aclarada la confusión más popular, desde Cerrajería JMD te contamos cuáles son las piezas clave de una cerradura y cuál es su función.

  1. Resbalón: Se trata de la pieza que, generalmente, presenta una forma triangular que sobresale de la puerta. Si empujamos esta pieza con el dedo se meterá hacia dentro, saliendo de nuevo cuando dejamos de ejercer presión. Esta pieza es la que posibilita que una puerta quede cerrada sólo con empujarla.
  2. Manillas, pomos y cuadradillos: Se trata de los mecanismos que nos permiten abrir las puertas, la manilla se acciona hacia abajo, mientras que los pomos son piezas circulares que es necesario girar para accionar el mecanismo. Estos elementos son de sobra conocidos por todo el mundo, pero no tanto cómo funciona su mecanismo de apertura. Estos elementos se conectan a una pieza cuadrada, que se conoce como cuadradillo. Pieza que encaja a la perfección con otra de forma cuadrada que se localiza en la manilla o pomo. Cuando accionamos alguno de estos elementos, manilla o pomo, estamos accionando la pieza hasta la cerradura y, por lo tanto, la puerta se abre.
  3. Petacas y bulones: El resbalón nos permite cerrar la puerta automáticamente sólo con tirar o empujar la puerta. Sin embargo, se trata de una pieza con poco cuerpo, que puede ceder fácilmente ante un intento malintencionado de apertura. Para aumentar la seguridad de las puertas de exterior, se añaden otras piezas más robustas. Nos referimos a unas piezas rectangulares, petacas, o cilíndricas, bulones, que salen del lateral de la puerta al cerrar con llave. Como cerrajero en San Cristóbal de la Laguna podemos señalar que el grado de seguridad de la puerta dependerá del tipo de aleación de estas piezas.
Instalación de juego de placas de alta seguridad para vivienda en Tenerife

Si quiere disponer de un Cerrajero Tenerife operativo durante las 24 horas puede contactar con nosotros en el teléfono 608 217 454